VISITAS AL CIELO Y AL INFIERNO

Visita al infierno.


Requerí 4 llantas para mi camioneta XTrail Nissan. Fui al distribuidor Bidgestone de la avenida circunvalar en Neiva. Me atendieron pronto, me recomendaron seguir usando las mismas llantas y me indico el administrador que las llantas tiene una fecha y expiran así que revise siempre que vaya a comprar, por ello podría encontrar algunas con muy buenos descuentos.

Al recibir mi vehículo del servicio realizado, efectué el pago correspondiente y me entregaron una factura borrosa, poco legible, pregunte a la señorita encargada ¡puedes darme otra copia está casi no se lee? Lo que pasa es que la impresora está así y no sale más clara, además ahí se alcanza a leer bien…. Respuesta muy cierta pero inefectiva, siempre se puede hacer algo más para no dejar inconforme al cliente, algo así como… lo siento tengo problemas con esta impresora pero si usted me permite yo le envió copia a su correo o puede pasar luego o a donde se la puedo enviar una vez corrija la falla.

Eso es mejor servicio y evita molestias a clientes exigentes que quieren un servicio excepcional.

Septiembre de 215

----

Visita al Cielo.

Es fácil entender porque la multinacional Nissan en América Latina ha de tener el mejor servicio al cliente, pues hace más de dos años siguen la metodología de SQI ofrecida por Oscar marcos Gómez, mexicano y catalogado como el mejor vendedor del mundo en los últimos años por organizaciones mundiales que le certifican.

En Neiva Yeimi Susana Hernández, quien atiende en el taller de servicio es el mejor ejemplo de atención y velar por la satisfacción del cliente, incluso días después de realizado el servicio. Eso es lo que el cliente pide, atención.

Septiembre de 2015.

-----

Visita al infierno

La señora de la casta de tintos de la sala 1 al 4 del puente aéreo de Bogotá, es el fiel caso de visitar el infierno, asome a comprar un café y salía en estampida dejando a otro cliente con el pedido en la boca… no sólo salió ligero sino que dijo al alejarse al … ahora no hay servicio… Está bien puede suceder, algo tenía de urgencia por hacer, lo dramático del asunto es la manera como respondió al llamado del, cliente, de mala manera y casi imponiendo su necesidad al cliente y para que este entendiera entonces le grito y ejecuto ademanes propios de fastidio, molestia, incomodidad… sólo quería un tinto…

Agosto de 2015.