IMG 4810

LA RICA  EXPERIENCIA DEL SERVICIO.

El servicio es inherente al ser y por tanto universal. Una experiencia agradable la consigues en cualquier lugar del mundo, igual lo contrario. Y es que la humanidad trasciende a la velocidad de la tecnología y escapa de sus propios principios y raciocinios.

No existe gente buena ni mala, existe gente con la condición de la suficiencia como para hacer de su entorno un lugar cada vez mejor para sí y los suyos.

Las condiciones de universalidad, globalidad y competencia de momento pueden hacer dejar de lado ciertos comportamientos que están allí con nosotros pero la falta de contacto con nuestra gente, la confinación en determinadas tareas y espacios en solitario, la escaza participación social a que nos vemos abocados por diferentes circunstancias de trabajo o estudio son entre otras razones que nos aíslan y nos hacen olvidar algunas manifestaciones propias del ser y su servicio.

Una rápida y pronta acción sobre las olvidadas condiciones del Ser y pronto todo va a estar cada vez mejor. Mejorar indiscutiblemente porque el reconocimiento de lo ausente se hace necesario para interrelacionar y ver los rendimientos de nuestras acciones frente a los demás.

Ahora incluidos en organizaciones de toda índole encontramos que el más valioso recurso será el de comunicarnos en servicio. Es sentirnos escuchados y poder escuchar a los demás es actuar para sí y para ellos, es hacer una gestión franca abierta y trasversal a todas nuestras actividades y recibir una respuesta sensata a nuestra gestión.

Crear una cultura entorno del servicio es la tarea del primer cuarto del siglo XXI, quienes se aíslen de la atención que merecen sus conciudadanos enterrara las posibilidades de crecer personal y comercialmente.

Una cultura de servicio generada desde la inspiración de su propio negocio de su propia gente de tus propios ideales.

Aprender a servir para ser servido en las mismas condiciones que sirves a  tus clientes.

¿A propósito sabes cuáles son tus clientes? Todos, tu esposa, tus hijos, tus vecinos, tus colaboradores, tu propio ascensorista es tu gran cliente, ofrécele y enséñale lo que representa para ti el servicio, él te va a reconocer  de la misma manera.

Julio de 2017. Rigá, Letonia.